Skip to content

Categories:

Los Microcréditos Peer to Peer “P2P” en Internet

Va aumentando de forma constante el número de sitios web de organizaciones que ofrecen la posibilidad de financiar con microcréditos proyectos o solicitudes de personas pobres con el sistema “Persona a Persona” (“Peer to Peer” en ingles). Y esto se realiza gracias a las aportaciones de otras personas “inversoras” o “donantes” que tienen la posibilidad de elegir en estos portales en que proyectos o personas quieren invertir.

Son sitios que pertenecen a organizaciones, muchas de ellas sin animo de lucro, donde unas personas con escasos recursos y de países en desarrollo pueden solicitar un microcrédito y explicar su proyecto, sus necesidades para que otras puedan financiarlos. Los inversores eligen los proyectos que más les interesa y los financian con cualquier cantidad de dinero. Es la acumulación de varias pequeñas aportaciones la que permitirá que los proyectos presentados se puedan llevar a cabo.

Los importes de los microcréditos pueden oscilar desde unas decenas de euros o dolares a algunos miles y su devolución se suele realizar en plazos cortos (algunas semanas o meses).

Normalmente la organización trabaja con ONGs locales  que trabajan con los solicitantes, los conocen y filtran y apoyan los proyectos que se presentan en los portales Internet.

Según la organización, las personas que financian los proyectos pueden recuperar su dinero e incluso obtener una rentabilidad o reinvertirlo en otros proyectos pero si el proyecto no funciona y el prestatario no puede devolver su crédito, el inversor puede en algunos casos perder todo o parte de lo invertido.

Así suele funcionar el sistema aunque existen variantes y cada organización tiene sus propias reglas.

Las posibilidades del sistema P2P son muy buenas y pueden atraer a personas interesadas en apoyar directamente a personas sin recursos con algunos euros y otras que pueden considerar el sistema como una inversión de capital aunque esta presente ciertos riesgos.

El microcrédito es un préstamo basado en la confianza: confianza en las personas pobres que sólo ofrecen su proyecto como garantía. A través del sistema “Persona a Persona”, los inversores o donantes particulares deben asimismo confiar en las organizaciones que  gestionan estos préstamos. Antes de invertir es importante informarse sobre las distintas organizaciones que ofrecen estos servicios y comprobar sus niveles de transparencia, reputación, seriedad y buena gestión.

Aproximar los donantes e inversores a los receptores de los microcréditos es muy positivo. Produce una gran implicación y motivación de las dos partes y recordemos que el microcredito no es caridad, permite que las personas pobres puedan salir adelante gracias a su propio esfuerzo.

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , .


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.