Skip to content

Categories:

¿Por qué cierran los pequeños negocios en sus inicios?

Una empresa cierra cuando  genera pérdidas  y no se ve la posibilidad de mejorar las ventas en un plazo razonable y asumible.

¿Cuáles han sido las  causas de esta situación?

Por una parte , la crisis económica ha amplificado la mortalidad de las empresas pero no es la única causa. A los 2 años sobrevivían un 75% de las empresas abiertas en el 2004, las que abrieron en el año 2009 llegaron al 65% (datos INE).

Las ventas son las bases del negocio y si no se consolidan, puede ser por culpa de múltiples causas:  el producto, el local comercial, la competencia, la atención al cliente, fallos de gestión y previsión, problemas con la administración, desacuerdos entre socios, asuntos familiares, etc.

El producto

El “producto” puede fallar por su diseño, su calidad, su precio, su presentación, su comercialización.

Antes de iniciar una actividad hay que realizar un pequeño estudio de mercado para comprobar su aceptación y demanda.

Dar la empresa y el producto a conocer es esencial.  El pequeño empresario, por falta de fondos, suele confiar en sus habilidades y en el boca boca, pero este método puede tardar tiempo en dar sus frutos. Lo mejor es establecer un plan comercial  que contemple la política de precios, unas promociones y el tipo de publicidad que mejor pueda alcanzar al público objetivo.

El lugar de venta

La elección de un local comercial bien situado es primordial pero no suficiente:  hay que cuidar los escaparates, la presentación, el orden, la limpieza, el trato, la formalidad en los horarios, …

La competencia

A menudo,  la competencia queda infravalorada o incluso ignorada. El emprendedor debe analizar cuales son los puntos fuertes y débiles de los demás:  clientela, precios, ofertas ,.. y establecer una estrategia comercial ad hoc para contrarrestarlos.

Falta de liquidez

La falta de liquidez, es decir quedarse sin dinero en efectivo ( o en el banco),  para poder atender los pagos, es un motivo muy común que obliga a tirar la toalla en un momento de crisis  debido a:

  • un volumen de ventas bajo (primeros meses /  estacionalidad)

  • gastos imprevistos, robos, roturas, y no haber contratado un seguro

  • pago importante de impuestos (IVA)

  • cobros pendientes

  • contar con subvenciones u otras ayudas que no llegan

  • no conseguir un crédito del banco

Sin un colchón financiero, ni el apoyo de familiares o amigos, la situacion económica se vuelve crítica y cierran unas empresas que  habrían funcionado perfectamente con un poco más de tiempo y de dinero.

Hace falta incluir en el plan financiero   una partida en previsión de unos primeros meses difíciles y/o cualquier otra eventualidad.

Fallos en la gestión

Una buena gestión es otra clave del éxito y corresponde a la habilidad del emprendedor en la toma de decisiones sobre compras, margen de beneficios,  reposición de stocks, control de ventas, anticipación, innovación, negociación con proveedores, manejo de tiempos,…

El control de gastos e ingresos es imprescindible y, por ejemplo, la práctica de mezclar las cuentas del negocio con las cuentas personales lleva al fracaso.

Problemas con la administración y los contratos

No es raro comprobar que unos locales tienen que cerrar por no tener las licencias en regla y  los permisos necesarios.

Averiguar los requisitos administrativos (ayuntamiento, hacienda, comunidad propietarios, ..) y leer las letras pequeñas de los contratos (alquiler, traspaso, proveedores, suministros, socios) es esencial para empezar a trabajar sin sobresaltos.

Conflictos entre socios

Son comunes los desacuerdos entre los socios sobre la forma de dirigir la empresa, lo cual produce abandonos y cierres.

Para evitarlo, conviene establecer exactamente cuales son las aportaciones, las funciones y las obligaciones de cada uno. Los amigos y familiares no son siempre los mejores socios empresariales.

Asuntos  personales

Son los temas relacionados con la salud o con la familia que producen contratiempos difíciles de sobrellevar y  estrés.

Abrir un negocio exige una dedicación absoluta y el apoyo del entorno familiar.

Ser empresario no es  lo mismo que ser un empleado  por cuenta ajena con horarios fijos y una nómina a final de mes:  se debe tener muy en cuenta estas exigencias, así como las capacidades propias,  antes de dar el paso al emprendimiento.

Conclusiones

Una buena parte de los fracasos que se producen durante el inicio de una actividad (micro) empresarial, podría haberse evitado con una planificación previa, detallada,  realista, que haya tenido en cuenta situaciones adversas.

Salir exitoso de una aventura empresarial se consigue con trabajo, ilusión y un poco de suerte.  Y si la aventura sale mal,  la experiencia adquirida es una buena base para empezar otra.

logowebfc

 

Acceso al diccionario trilingue (ES- EN – FR) de la microfinanza y del micro- emprendedor

 

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , .


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.