Skip to content

Categories:

¿Sirve el microcrédito?

Hasta ahora, el microcrédito, entendido como un pequeño préstamo que se concede a las personas pobres, ha sido alabado y criticado casi por igual.

Alabado cuando se le consideraba como la herramienta perfecta para luchar contra la pobreza y se concedía el premio Nobel de la Paz en el año 2006 por “sus esfuerzos para incentivar el desarrollo social y económico desde abajo”, al profesor Muhammad Yunus,  desarrollador del concepto de microcrédito.

Y muy criticado cuando se acusa al microcrédito de producir sobre-endeudamiento, de generar más pobreza y de enriquecer a los grandes inversores en busca de rentabilidades “financieras” a costa de los más necesitados.

Se producen grandes debates sobre el tema pero siempre se echan de menos unos datos fiables donde apoyar las argumentaciones.

Y parece imposible conseguir unos datos globales porque el sistema no es homogéneo.

Son numerosas las causas:

  • Ante todo, no existe una definición universal de la herramienta. En todo lo publicado, el microcrédito puede referirse tanto a un pequeño préstamo para financiar una actividad productiva como a un crédito al consumo o incluso a un crédito “rápido”.
  • Los modelos de concesión son infinitos. Desde el sistema de grupos rotatorios muy presente en las pequeñas aldeas hasta préstamos otorgados con grandes entidades que cotizan en bolsa.
  • El sistema puede dirigirse tanto a personas muy pobres que no aportan garantías reales como a otros sectores de la población que cuentan con algunos bienes.
  • La posible existencia de regulaciones de las entidades microfinancieras (IMFs) incide sobre las tasas de interés aplicadas (limitando intereses de usura), la posibilidad de captar ahorros, la creación de burós de crédito o la obligación de presentar informes contables auditados.
  • La dependencia de fondos externos (inversores privados, ayudas al desarrollo, ..) así como su procedencia afectan a las políticas de las IMFs y producen modelos diferentes priorizando la rentabilidad social en unos casos y la financiera en otros.

Si se limita el estudio a los créditos cuya finalidad es el desempeño de una actividad productiva y queremos saber si el crédito ayuda o no a las personas “pobres”, se encuentran otros tipos de dificultades.

El éxito de dichas actividades empresariales depende de múltiples factores y en particular:

  • de la pericia del pequeño emprendedor: el microcrédito puede servir a unos y a otros no. No todas las personas en las mismas condiciones consiguen los mismos resultados.
  • del entorno económico: en época de bonanza, resulta más fácil triunfar incluso sin recibir ningún crédito. En época de crisis, se producen más fracasos.
  • de las condiciones del crédito: una mayor flexibilidad en los pagos puede ayudar al cliente a superar algunas circunstancias adversas.

En este caso, se puede asimilar el microcrédito a un crédito bancario tradicional: las pymes suelen acudir al crédito para consolidar o modernizar sus negocios o solventar periodos con falta de liquidez. Lo mismo ocurre para la “nanoempresa”. La financiación es imprescindible en ambos casos incluso si se tiene en cuenta que los pobres, por el hecho de no poder presentar garantías, van a pagar unas tasas de interés mucho más altas y que debido a su situación precaria, van a tener serias dificultades para afrontar los pagos .

Teniendo en cuenta que los bancos tradicionales no atienden a los pobres, la presencia de IMFs es necesaria. Para funcionar con eficacia,  un programa de microcréditos dependerá mucho de las políticas adoptadas por las entidades y por una regulación básica que ha de preservar los derechos de los clientes.

El microcrédito es una buena herramienta. No se debe considerar como “la solución” para reducir la pobreza sino como un instrumento impulsor del desarrollo de actividades productivas.

Las IMFs que ofrecen distintos productos tales como el microahorro, las transferencias o el microseguro, resultan muy atractivas para los clientes. Los distintos productos financieros aportan unos grandes beneficios para una gestión y una custodia del dinero eficiente y segura.

Las microfinancieras han de conjugar rentabilidad social y rentabilidad financiera, saber controlar los riesgos y también asesorar a los clientes y ofrecer productos adaptados a sus necesidades. Las IMFs han de ser unas empresas financieramente sostenibles pero nunca deben perder de vista su misión social.

logo fclementiacceso a glosario de la microfinanza y la microempresa

Finanzas Inclusivas versus Microfinanzas

Microcréditos y Microfinanzas

Microcréditos, usura, especulación y ética.

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


¿Cómo se evalúa una operación de microcrédito?

El microcrédito es un préstamo que se otorga a personas con escasos recursos, para financiar la creación de una actividad económica o bien mejorar una existente.

Evaluar una solicitud de microcrédito, cuando no existen garantías para responder de posibles impagos, es una tarea bastante difícil y para evitar riesgos, las entidades microfinancieras establecen una serie de requisitos y controles antes de aprobar la operación, unos requisitos basados tanto en el cliente como en el negocio que se va a financiar.

Las evaluaciones se efectuan con datos concretos para evitar en gran medida la posible subjetividad del evaluador. Para ello se recolecta información sobre  ingresos y gastos de la familia, el historial crediticio si existe, los ahorros, el historial laboral, y se ha de averiguar  el nivel de conocimientos financieros y empresariales del solicitante.

Asimismo, analizar la viabilidad del negocio es sumamente importante,  porque si este fracasa, el cliente no podrá devolver el crédito. Se estudia de forma exhaustiva el plan de empresa y la probabilidad de éxito teniendo muy en cuenta aspectos como el tipo de actividad, la competencia, el punto muerto (el volumen mínimo de ventas a realizar para cubrir gastos), y el análisis DAFO que recoge Debilidades y Fortaleza de la empresa y las Amenazas y Oportunidades del mercado.
Por otra parte se comprueba la documentación de un negocio ya iniciado tales como permisos y registros contables, …

La información recogida permite determinar la posibilidad de éxito del negocio y la “capacidad de pago” del cliente. Sin embargo la mayor dificultad para el evaluador es vislumbrar la “voluntad de pago”. La voluntad de pago, que podemos definir como la predisposición de una persona para pagar una deuda, es el parámetro que más inquieta a la institución microfinanciera. Si no existe un historial crediticio y si no se sabe nada sobre la persona ¿como valorarla?
Existen varias posibilidades:

– El evaluador puede efectuar una pequeña investigación entre vecinos, familiares y proveedores  del solicitante para conseguir unos datos de interés sobre sus hábitos y estilo de vida.

– Llevar a cabo un test “psicométrico“  proporciona un perfil de personalidad (valores, honestidad,..), que puede ayudar a prever futuros comportamientos.

– Es posible conseguir información sobre una persona a través de las redes sociales,  tales como hábitos de consumo, modo de vida, entorno, … Actualmente, dos mil millones de usuarios tienen un smartphone y mil quinientos millones de personas usan Facebook en el mundo. Las redes sociales son ya una fuente de información utilizada por las empresas de forma habitual,  por ejemplo en los procesos de contratación de personal.

– Están surgiendo unas aplicaciones muy sofisticadas basadas en la tecnología “Big Data”. Unos grandes  volúmenes de datos extraídos de Internet, de dispositivos electrónicos y otras fuentes de información,  tratados por medio de unos algoritmos de personalidad dados,  proyectan los perfiles de comportamiento de las personas. Grandes entidades financieras están empezando a usar estas herramientas en los distintos aspectos de su negocio.

Y si persisten dudas sobre la “voluntad de pago”, existen  dos opciones:
– no aprobar la operación.
– dar préstamos pequeños a los clientes nuevos con una tasas de interés más alta: si el cliente responde de forma adecuada, se incrementarán las cantidades prestadas y se bajarán las tasas de interés en los préstamos sucesivos. Este método se utiliza de forma corriente en las instituciones microfinancieras para limitar los riesgos.

Saber más:

¿Scoring para microcréditos?

El riesgo del microcrédito para la entidad microfinanciera (IMF).

 

Nuevo glosario trilingüe sobre microfinanza y microempresa.

logowebfc

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


2016 – Happy New Year – Feliz Año – Bonne Année

xmas2015

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , .


El Día Europeo de la Microfinanza

Logo_EMD very small

El primer “Día Europeo de la Microfinanza” se ha celebrado el día 20 de octubre de 2015.
El acto de inauguración organizado por la “European Microfinance Network”, el “Microfinance Centre”  y patrocinado por el Banco Europeo de Inversiones, tuvo lugar en Bruselas. Además, en los 28 países de la UE  se mantuvieron conferencias, debates, exposiciones y mesas de trabajo para celebrar el día y difundir a nivel local información sobre la microfinanza.

La celebración de un Día Europeo de la Microfinanza tiene por finalidad concienciar sobre el papel que puede desempeñar esta herramienta para luchar contra la exclusión social y generar empleo.
El lema del año 2015 ha sido: ¿Y si pudiéramos convertir los solicitantes de empleo en creadores de empleo?

Durante la ceremonia de apertura fueron varias las intervenciones de expertos y de representantes económicos y políticos de alto nivel de las instituciones europeas.

Es destacable la implicación de la Comisión Europea que considera la microfinanza como un factor de cohesión social y de creación de empleo. Durante el año 2013, 120.000 empresas y 250.000 puestos de trabajos fueron creados en Europa gracias al microcrédito cuyo importe medio asciende a 8.500€.

La microfinanza, que cuenta con unos mecanismos para promover el emprendimiento y combatir la exclusión social y financiera de personas con bajos ingresos, es considerada como un complemento a la actividad bancaria que no puede atender a las personas en riesgo de exclusión.
Se subraya el hecho de que la actividad microfinanciera no persigue el beneficio económico y que se consiguen unos resultados óptimos cuando se acompaña la financiación con unos servicios de apoyo a los emprendedores tales como formación, capacitación y tutoría.

Asimismo se considera la microfinanza como una herramienta que puede ser muy útil para que los refugiados puedan conseguir unos ingresos estables en sus nuevos países de acogida.

Durante la ceremonia de apertura del acto se plantearon cuatro propuestas:
I.- Revisar la definición del microcrédito, teniendo en cuenta que la persona que lo recibe no tiene acceso a los servicios financieros habituales. El microcrédito debe otorgarse junto con unos servicios de acompañamiento para ayudar al emprendedor a poner en marcha una empresa,  y de seguimiento durante un periodo que asegure la durabilidad de la empresa. Se ha podido comprobar que las empresas cuyos promotores han recibido unos servicios de acompañamiento, siguen vivas durante más tiempo.

II.- Aligerar los procedimientos para que las pequeñas instituciones microfinancieras (IMFs),  puedan acceder a los fondos europeos e impulsar la labor de asesoramiento de las redes nacionales de microfinanzas para ello.

III.- Impulsar el uso de buenas prácticas por parte de los proveedores de microcréditos y un marco reglamentario que facilite el desarrollo de la actividad microfinanciera.

IV.- Crear fondos para financiar las actividades de acompañamiento y seguimiento de los emprendedores e impulsar la creación de empresas sociales cuyo fin sea el de financiar pequeñas IMFs.

Implicación de la Comisión Europeo a través del programa Easi

Se espera que la garantía  de 96 millones de euros en total que gestiona el Fondo Europeo de Inversión, movilice más de 500 millones de euros en préstamos de aquí al año 2020 para más de 30.000 microempresas y 1.000 empresas sociales.

Acceso al glosario trilingüe de la microfinanza y la empresa

El programa europeo Easi

El código de conducta para el microcrédito en la UE

logowebfc

 

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


EaSI – Programa europeo para financiar el microcrédito en Europa

EaSI, programa Europeo para el Empleo y la Innovación Social es un programa gestionado directamente por la Comisión Europea.
Reúne tres programas de la UE que entre 2007 y 2013 se gestionaban por separado: PROGRESS, EURES y Microfinanciación Progress. (*)

EaSI se propone:
– prestar especial atención a grupos vulnerables, como los jóvenes
– promover la equidad entre hombres y mujeres
– combatir las discriminaciones
– promover un elevado nivel de empleo de calidad y sostenible
– garantizar una protección social correcta
– combatir el desempleo de larga duración
– luchar contra la pobreza y la exclusión social.

Los tres ejes de EaSI son:
– eje PROGRESS (61% del presupuesto total): modernización de las políticas de empleo y sociales
– eje EURES (18% del presupuesto total): movilidad profesional
– eje Microfinanciación y Emprendimiento Social (21% del presupuesto total): acceso a la microfinanciación y al emprendimiento social.

Los objetivos del eje Microfinanciación y Emprendimiento Social son:
– Aumentar el acceso y la disponibilidad de microfinanciación para grupos vulnerables que deseen crear o ampliar actividades y para microempresas.
– Reforzar la capacidad institucional de los prestamistas de microcréditos.
– Apoyar el desarrollo de empresas sociales, en particular facilitando el acceso a la financiación.
La Comisión Europea no financia directamente a los empresarios o a las empresas sociales, pero aumenta la capacidad de financiación de prestamistas de microcréditos y de inversores en empresas sociales.
El eje «Microfinanciación y Emprendimiento Social» aumentará el acceso a la financiación, y la disponibilidad de la misma, a las personas físicas y jurídicas.

Noventa y seis millones de euros están ahora disponibles para los proveedores de microcréditos y empresas sociales interesados. Con ello se podrá llegar a los emprendedores que no han conseguido financiarse de otro modo por ser considerados “de riesgo”.

La Comisión ha seleccionado el Fondo Europeo de Inversiones (FEI) como entidad encargada de aplicar la Garantía EaSI.  A través del instrumento de garantía financiera EaSI, el FEI ofrece garantías y contra-garantías a los intermediarios financieros que se seleccionan después de una solicitud en virtud de una convocatoria de manifestación de interés, seguido de un proceso de debida diligencia. Una vez seleccionados por el FEI, estos socios actúan como intermediarios financieros EaSI.

Para solicitar la garantía, se debe acudir a la convocatoria de manifestación de interés en el  sitio web del FEI.

Las organizaciones que pueden solicitar la financiación son entidades públicas o privadas, nacionales, regionales o locales, que ofrezcan microcréditos a personas y a microempresas, o que financien empresas sociales en esos países.

Gracias al mecanismo de reparto de riesgos entre los intermediarios financieros y la Comisión Europea, la garantía EaSI permite seleccionar a los proveedores de microcréditos e inversores en empresas sociales, y facilitar financiación a los grupos destinatarios que tienen dificultades para acceder al mercado de crédito convencional.

(*)Microfinanciación Progress
El Instrumento Europeo de Microfinanciación Progress ( Progress Microfinance), creado en 2010, aumenta la disponibilidad de los microcréditos – por debajo de 25.000 euros – para crear o desarrollar pequeñas empresas.
Hasta 2016, “Microfinanciación Progress” será paralelo al nuevo programa “EaSI – Microfinanciación y Emprendimiento Social”.
“Microfinanciación Progress” no financia directamente a los empresarios, sino que permite a unos proveedores de microcréditos seleccionados incrementar sus préstamos:
– emitiendo avales y compartiendo así el riesgo de pérdidas con los proveedores
– ofreciendo financiación para microcréditos.
Los proveedores de microcréditos pueden ser entidades bancarias privadas o públicas, instituciones de microcrédito no bancarias y proveedores no lucrativos.

Enlaces:

EaSI

Proveedores de microcréditos EaSI en la U.E.

Progress microfinance

El código de conducta para proveedores de microcréditos en la U.E.

El diccionario de la microfinanza y la empresa

 

logowebfc

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


El Código de Conducta para el Microcrédito en la U.E.

¿Qué es el código de conducta?
El código de conducta diseñado por la Unión Europea, dentro de la iniciativa Jasmine para el desarrollo del microcrédito, quiere ser una guía para los proveedores de microcréditos en Europa y es de interés para los distintos actores que intervienen en el sector: gestores, clientes, inversores, propietarios, reguladores y colaboradores.
Se trata de un código en consonancia con las mejores prácticas del sector (“the Seal of Excellence”, “the Smart Campaign”, “the Universal Standards for SPM”).

El código se dirige a los proveedores no bancarios de microcréditos que conceden préstamos de hasta 25.000 € a micro-empresas.
Implantar el código es una decisión totalmente voluntaria  de cada entidad proveedora de microcréditos.

Las cláusulas del código

El código establece cinco categorías de normas. Dentro de cada categoría, las cláusulas se agrupan por tema:

I.-  Relaciones con consumidores e inversores (29 cláusulas)
Información al cliente
Derechos de los clientes
Sobreendeudamiento de los clientes
Atención al cliente
Conducta ética del personal y de la entidad
Protección de datos de los clientes
Relación con los inversores
II.- Gobernanza: gestión y administración (43 cláusulas)
Plan empresarial
Consejo de administración
Dirección (RR HH)
III.- Gestión del riesgo (23 cláusulas)
Gestión del riesgo del crédito
Gestión del riesgo de fraude
Auditoría interna
IV.- Notificaciones (indicadores que los proveedores de servicios han de recabar, notificar y divulgar) (6 cláusulas)
Normas
V.- Sistemas informáticos de gestión (15 cláusulas)
Capacidad funcional
Seguridad y apoyo al personal

Cada cláusula lleva asociado un nivel de dificultad en su aplicación (1, 2 o 3) y 20 cláusulas tienen la indicación de “prioritaria” (o máxima importancia).

acceso al código de conducta

El proceso de evaluación

El proceso para conseguir la conformidad al código de conducta consta de tres fases:

I.- Fase de Pre-evaluación:

Contacto Inicial del proveedor con el DG Regional Policy
Registro y firma de la solicitud
Implementación del código
Auto evaluación
Petición de evaluación al DG Regional Policy

II.- Fase de evaluación externa:

Revisión de las clausulas no aplicables al proveedor
Chequeo de la documentación
Comprobación de la cumplimentación de las cláusulas
Entrega del informe de recomendaciones al proveedor

III.- Fase de post-evaluación y concesión

Decisión sobre la concesión del galardón: entrega de un informe y consejos
En su caso, aportación de rectificaciones por parte del proveedor sobre cláusulas incumplidas
En su caso, nueva revisión y decisión final sobre la concesión de la conformidad

¿Cómo obtener la conformidad?

– Para conseguir la conformidad, el proveedor ha de cumplir todas las cláusulas prioritarias y el 80% de las cláusulas que le son aplicables.
– Una vez que el proveedor solicita participar en el proceso, tiene un plazo de 18 meses para implementar el código.
– Los proveedores y evaluadores cuentan con una herramienta que permite realizar una auto-evaluación del grado de cumplimiento del código.

Obtener la conformidad del código de conducta facilita el acceso a financiación a largo plazo (por ejemplo del instrumento europeo de microfinanciación del programa EaSI), mantener la calidad de los servicios ofrecidos y conseguir la sostenibilidad de la entidad.

Enlaces

Asistencia técnica del proyecto Jasmine para entidades europeas de microfinanzas

La Union Europea y el microcrédito en España

El glosario de la microfinanza (ES-EN-FR)

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


Modelo de negocio o plan de empresa ¿por dónde empezar?

I.- El modelo de negocio

El modelo  es lo primero que se debe establecer una vez que haya surgido una idea de negocio.  Para definir el modelo, el emprendedor debe contestar a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál va a ser el producto o servicio que se ofrece?
    ¿responde a una demanda de  la sociedad?
    ¿qué ventajas ofrece el producto sobre los de la competencia?
    ¿quiénes serán los clientes interesados por el producto o servicio? ¿pertenecerán a un nicho de mercado muy especializado o por el contrario al  público en general o bien a sectores específicos de la población tales como jóvenes, mayores, ….?
  • ¿Cuáles van a ser las líneas de ingresos?
    En este apartado se definen los distintos aspectos de la estrategia de ventas:
    – cuáles serán los canales de distribución, de ventas y de comunicación con los clientes.
    – de qué modo y dónde se va a comercializar el producto o servicio ¿en despacho, tienda, plataforma en Internet, ventas por teléfono, con agentes comerciales, en ferias,..?
    – cuáles serán las modalidades de pago ¿al contado, a plazos, con sistema de cuotas, por suscripciones, alquiler, licencias de uso, …?
    – cuáles serán las modalidades de cobro ¿dinero en efectivo, transferencias bancarias, tarjetas de crédito, domiciliaciones bancarias, contra reembolso, plataformas de pago online, ..?
    – cuál será la política comercial necesaria para hacerse conocer y atraer a los clientes ¿ productos “ganchos”,  productos básicos gratuitos y productos premium de pago,  precios competitivos, …?
    – cómo se va a fidelizar la clientela ¿premios, descuentos, ..?
    – qué recursos se van a necesitar para que el modelo funcione ( profesionales , proveedores, maquinaria, medios informáticos…)
    – de dónde procederá la financiación (ahorros, socios, bancos, crowdfunding…)?
    – cuáles serán los costes?

Una vez diseñado el modelo, el emprendedor puede elaborar la lista de tareas necesarias para desarrollarlo y redactar el plan de empresa que indicará si la idea empresarial es económicamente viable o no.

II.- El plan de empresa o plan de viabilidad

  • El plan de empresa ha de basarse en el modelo previamente diseñado y ayuda a profundizar en los distintos aspectos del producto o servicio, de los recursos humanos, del plan comercial y de los aspectos financieros y contables (balance, cuenta de resultados, flujos de caja, ..)
  • Cuando se crea una empresa nueva, se debe ser muy cauto a la hora de estimar el posible volumen de ventas y es aconsejable realizar previsiones pesimistas. El cálculo del punto muerto es una herramienta muy interesante que permite conocer el volumen de ventas mínimo para que el negocio sea viable.
  • Asimismo, el análisis DAFO ayuda a detectar los puntos débiles y fuertes del futuro negocio.Si el emprendedor observa, por ejemplo, que le será casi imposible realizar el volumen de ventas mínimo deseable o que las amenazas y debilidades suponen correr un riesgo muy alto, tendrá que revisar el modelo o incluso cambiar de idea.

El plan de empresa no asegura que un negocio vaya a tener éxito pero ayuda a prever muchos de los problemas que se van a presentar durante la puesta en marcha y el inicio de una actividad empresarial.

 

Enlaces:

El punto muerto
El análisis DAFO
Modelo plan de empresa
El diccionario del emprendedor y de las finanzas

 

logo fclementi

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


Microfinanzas sin bancos

Los bancos comerciales no tienen mucho interés en atender a personas pobres y tampoco en instalar oficinas en zonas rurales alejadas, con pocas posibilidades de negocio.

Para suplir la inexistencia de bancos, surgieron hace tiempo modelos de financiación alternativos.

Por una parte tenemos los préstamistas, o usureros, útiles para cubrir necesidades urgentes de dinero pero poco recomendables por las altas tasas de intereses cobradas.

Por otra, existen sistemas tradicionales organizados por comunidades o grupos de personas, que se utilizan de forma habitual en numerosos países. Son infinitas las modalidades de funcionamiento de los grupos pero el principio siempre es el mismo: se aporta unos ahorros a un fondo común, bien para recuperarlos más adelante, bien para pedir un crédito en un momento dado. Cada grupo establece sus propias normas sin necesidad de apoyo externo.
Segun el pais  o región el modelo se llama  “tontine”, “susu”, “rosca”, “rueda”, “pandero”, “arisan”, “asca”, “banco comunal”, “banco de aldea”, etc…  Son grupos de personas que se unen de forma voluntaria o bien inpulsadas por organizaciones no lucrativas.

Básicamente se trata de un sistema de ahorro colectivo. Por ejemplo, diez personas aportan cada mes la misma cantidad de dinero y cada mes una persona del grupo se lleva la cantidad de dinero obtenida. El grupo establece las reglas para decidir qué miembro puede llevarse el dinero: el sistema de adjudicación puede ser rotatorio, por sorteo o teniendo en cuenta la situación urgente de algún miembro. Cuando la última persona ha retirado el monto, el grupo puede disolverse,  volver a iniciarse con las mismas personas o no, y con las mismas condiciones o no.

Para que el sistema funcione es necesario que las personas que formen el grupo se conozcan bien y que existan unas relaciones de confianza entre ellas. El grupo establece las reglas y por ello existen múltiples variantes, préstamos con o sin cobro de intereses, aportaciones fijas de dinero o no, etc…

El sistema ha llegado a Europa. En el año 2004, se formaron las primeras comunidades “CAF” en Barcelona (Comunidades Financieras Auto gestionadas). Hasta la fecha, el modelo ha sido adoptado en Italia, Portugal, Holanda, Bélgica y Hungría. Inicialmente los grupos se formaron con inmigrantes, y poco a poco el sistema ha ido incorporando personas nativas, la mayoría excluidas del sistema financiero. Se ha podido comprobar que las reuniones periódicas de los grupos permiten afianzar las relaciones entre personas en situación de exclusión social y mejorar sus expectativas y autoestima.
Con el fondo creado, se otorgan pequeños prestamos que ayudan en un momento dado a costear algún imprevisto o iniciar una pequeña actividad económica.

Hace unos 45 años, nacía el microcrédito, un producto que consiste en ofrecer pequeños préstamos a grupos cuyos miembros eran solidarios entre ellos para devolverlos.
Asociaciones y ongs empezaron a financiar programas de microcréditos con fondos procedentes principalmente de subvenciones y de ayudas al desarrollo.
Numerosas entidades fueron evolucionando, transformándose en verdaderos bancos, ofreciendo gamas de productos de ahorros, seguros y  convirtiéndose en entidades atractivas para grandes inversores.
El microcrédito que nacía con el fin de ayudar a los más pobres, en algunos casos, se convertió en un sistema de finanza lucrativo, establecido por entidades que cotizan en bolsa y prestan dinero con tasas de interés de usura.
Con estas prácticas, no es de extrañar que el modelo grupal para gestionar pequeños ahorros y créditos,  se siga utilizando  e incluso se vaya expandiendo.
Los grupos han de enfrentarse a muchos problemas para organizarse, administrar y controlar las cuentas, pero el éxito del modelo se debe a la práctica del ahorro y al otorgamiento de créditos sin necesidad de intermediarios.

logowebfcacceso al glosario de la microfinanza y la microempresa

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


Finanzas Inclusivas versus Microfinanzas

Las finanzas inclusivas
Hablar de finanzas inclusivas es hablar del acceso, por parte de toda la población, a unos productos financieros básicos que tengan unas condiciones y unas tarifas justas.
Contar con unas finanzas inclusivas es un objetivo fijado por países en vía de desarrollo donde cientos de millones de personas no tienen acceso a servicios financieros por el hecho de ser pobres.  En los países desarrollados el nivel de bancarización de la población es alto aunque  existe una exclusión financiera para un gran número de personas que no tienen acceso al crédito.
El objetivo de la inclusión financiera consiste en atender a las personas pobres y a las pequeñas empresas que no tienen acceso a los productos financieros de la banca tradicional y que son necesarios para poder mejorar sus expectativas, tales como el microcrédito, la hipoteca, el micro-ahorro, el microseguro, la micropensión, la transferencia o el envío de remesas.
Cada persona debe poder tener un lugar seguro donde guardar sus ahorros, acceder al crédito o contratar un seguro.
El acceso al crédito empodera a las personas, dinamiza el tejido microempresarial y permite la construcción de activos. Las personas con poca cultura financiera aprenden poco a poco a manejar los distintos productos con su uso y van tomando decisiones para gestionar su dinero de la mejor manera según sus necesidades.
Las microfinanzas
Para una entidad financiera, operar con clientes con pocos recursos resulta caro porque ha de realizar numerosas transacciones de muy pequeño importe, pero eso no debe ser la excusa para establecer unas tasas de interés desorbitadas.  Algunas entidades microfinancieras han visto a los pobres situados en la base de la pirámide como una  fuente extraordinaria de ingresos, cargando los microcréditos  con unas altísimas tasas de interés y estableciendo unas condiciones draconianas en los recobros.  Eso no es inclusión financiera.
Las finanzas inclusivas deben ser económicamente sostenibles pero a la vez deben actuar de forma ética y transparente. Las entidades deben ofrecer buena información y atender las necesidades de sus clientes.
Asimismo debe existir una regulación que posibilite la supervisión de las entidades de microfinanzas teniendo en cuenta que pueden ser entidades de muy variadas estructuras tales como Ongs, cooperativas, fundaciones, cajas de ahorros, bancos, etc…
Las nuevas tecnologías
En algunos países han surgido iniciativas exitosas con el uso del teléfono móvil para realizar transacciones financieras on-line fuera de los circuitos bancarios.  Las nuevas tecnologías permiten abaratar el coste de las operaciones y alcanzar a un gran número de personas. Es necesario acrecentar las medidas de seguridad de estos sistemas para evitar errores y fraudes y dar una buena formación a los usuarios  pero el futuro parece prometedor.
La Declaración Maya
En la cumbre de la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI), mantenida en México en el año 2011 sobre políticas de inclusión financiera para la población no bancarizada del mundo, se adoptaron unos compromisos a ser adoptados por países emergentes y en desarrollo, que apunten a crear entornos favorables a la inclusión financiera y contribuyan a realizar el potencial económico y social de 2,5 billones de personas.
(La AFI es una red de conocimiento formada por bancos centrales y otras entidades reguladoras de países en desarrollo).

La declaración Maya

Acceso al diccionario de la microfinanza y de la empresa

logowebfc

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .


2015 – Happy New Year – Feliz Año nuevo – Bonne Année

Happy New Year - Feliz Año - Bonne Année - 2015

Happy New Year – Feliz Año – Bonne Année – 2015

Archivado en General.

Etiquetas , , , , , .